¿Es importante el agua para una buena cerveza?

La cerveza se elabora a partir de cuatro ingredientes principales -agua, malta de cebada, lúpulo y levadura- a los que en muchas ocasiones se les añade algún otro cereal malteado o sin maltear, frutas, especias y cualquier otro elemento que la creatividad del maestro cervecero sugiera en función de estilos y recetas. Todos y cada uno de esos ingredientes caracterizan el sabor final de la cerveza y el agua no iba a ser una excepción.

Pese a que tendemos a considerar que por sus características intrínsecas el agua no debe aportar sabor ni olor, el mero hecho de ser con diferencia el ingrediente mayoritario en volumen nos da una pista sobre su importancia. La mayor parte de las cervezas del mundo contienen un porcentaje de agua superior al 85% del total. Que ese porcentaje sea un poco mayor o menor ya afecta al sabor y cuerpo de la cerveza pero hay otros matices mucho más decisivos en su influencia y son los minerales que contiene de forma natural.